lunes, 12 de agosto de 2013

Recomendación del día (21)


Cree en la literatura como forma de consuelo, pero también como invitación a la felicidad? ¿Cree en los libros como amigos y maestros? ¿Cree en el «amor verdadero»? Si es así, La librería ambulante es su novela. Prepárese para entrar en un mundo único y lleno de encanto, donde el tiempo se ha detenido: estamos en la segunda década del siglo XX, en unos Estados Unidos todavía rurales y de paisajes idílicos, donde conviven los viejos carromatos y los novísimos automóviles; Roger Mifflin, un librero ambulante que desea regresar a Brooklyn para redactar sus memorias, vende su singular librería sobre ruedas (junto a su yegua y su perro) a la ya madura señorita Helen McGill, quien decide, harta de la monotonía de su vida, lanzarse a la aventura y recorrer mundo. A partir de ese momento se sucederán los encuentros y los desencuentros, y las más divertidas peripecias se darán la mano con las grandes enseñanzas que proporcionan libros y librero. Desde que este clásico de la literatura norteamericana se publicara en 1917 han sido muchos los lectores seducidos por su poder evocador, por el reconfortante humor que destila y, cómo no, por su atención a los pequeños detalles: estas páginas huelen a las hogazas de pan recién sacadas del horno; en ellas se siente el viento de otoño en los abedules.

14 comentarios:

  1. Mmm... Este libro me suena, porque será... xD
    Muy entretenido y ligero, perfecto como lectura veraniega. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como lo estáis poniendo tendré que leermelo... XD

      Eliminar
  2. La librería encantada también me parece interesante ;)

    Abrazos :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿son del mismo autor o algo?

      Eliminar
    2. La librería encantada es la continuación de La librería ambulante, pero se pueden leer de forma independiente las dos :D

      Eliminar
    3. Roger Mifflin por fin se ha asentado en Brooklyn (como deseaba), y se encuentra inmerso en la redacción de sus memorias a la vez que regenta una librería cuyo fondo conoce al dedillo. No ha perdido un ápice de su pasión por la literatura, defendiendo a ultranza el poder sanador de la misma. Helen continúa tan práctica como en La librería ambulante, haciendo de necesario contrapunto al idealismo acérrimo de su esposo.

      El autor plantea una serie de acontecimientos que mantienen el interés por la lectura, e incluye unos personajes a mi entender interesantes. Además, ofrece un panorama nada desdeñable de la literatura norteamericana de la época, con profusión de títulos, autores y opiniones.

      Quizá me gustó más la Librería ambulante, pero pienso que La librería encantada merece, sin duda, una lectura.

      Abrazos :)))

      Eliminar
  3. El otro día cuando fui a la biblioteca lo vi y me llamó la atención también, aunque como no había oído hablar de él no me atreví a cogerlo. Pero si lo recomendáis, por algo será. Quizás me atrevo y lo cojo la próxima vez :)

    ResponderEliminar
  4. Ejem... No había oído hablar de él *huye haciendo la croqueta*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy mal Aby, tendré que darte más la paliza para que vengas al otro club de lectura también.
      Lo cierto es que hemos leído algunas joyitas y este libro es realmente cálido.
      Aún tengo pendiente La librería encantada y le tengo ganas. *¿Y a cuál no le tienes ganas? ¬¬'*

      Eliminar
    2. Palizas no plis! Ahora mismo tengo bastante con lo del instituto... XD

      Eliminar